El Cirque Du Soleil prepara su llegada a Rosario que anticipó con una performance en vivo

37

Cirque Du Soleil llegará por primera vez a Rosario. Será en febrero de 2018 en el marco de la gira AmaLuna y tendrá como escenario el Autódromo Municipal. Contará con una orquesta íntegramente femenina y el resto del staff se orienta en la misma dirección: el 70 por ciento de los artistas en escena son mujeres.

La encargada de explicar los condimentos del espectáculo que por primera vez desembarca en Rosario fue la canadiense Amélie Lavoi, manager del show AmaLuna. “En 1984 un grupo de artistas callejeros de Canadá tuvo un sueño en común: revolucionar el circo. Hemos estado en muchos países y muchas ciudades. Llegar a una ciudad donde no hemos estado nunca es emocionante. Pensar en qué va a pasar, cómo van a reaccionar”.

“El nombre de AmaLuna surge de la conjunción de dos palabras. Ama significa madre en varias lenguas y representa el amor entre madre e hija”, dijo Lavoi, remarcado la relevancia de las mujeres en el show, ya que la luna también representa a lo femenino en algunas culturas.

El Cirque Du Soleil llegará a Rosario el 14 de febrero próximo. “Es una fecha ideal para un espectáculo que se basa en el amor”, remarcó la manager, quien detalló que será la primera ciudad de la Argentina que visiten y la número 16 en una gira por 35 ciudades.

AmaLuna propone salir por dos horas de este universo y explorar una isla de diosas. Después de celebrar la ceremonia de entrada en la etapa adulta de su hija con un ritual en honor a la feminidad, la renovación, el renacimiento y el equilibrio, la reina Prospera causa una tormenta. Un grupo de jóvenes hombres es arrastrado hasta la isla, lo que desencadenará una épica y emocionante historia de amor entre la hija de Prospera y un joven pretendiente. Su amor será puesto a prueba.

“Las mujeres no son todas iguales. Tenemos carácteres diferentes, diferentes fortalezas y debilidades. Vamos a poner eso en el escenario para ver lo hermosas y fantásticas que son las mujeres”, enfatizó Lavoi.