“Estar en Viudas nos dio un gran impulso”

23
Mamita Peyote

La banda rosarina vive uno de sus mejores momentos: fue nominada a los premios Carlos Gardel, editó su disco, hizo su primera gira fuera de Rosario y participó del éxito televiso de Telefé, Viudas e Hijos del Rock and roll.

Mamita Peyote
Mamita Peyote

Por Mariana Brondello 

@MarianaBelenB

En un diálogo íntimo con 30D, Eugenia Craviotto, líder del grupo, contó cómo lograr el éxito en la Capital Federal sin dejar su ciudad natal y confesó que “el impulso que nos dio Viudas fue importantísimo”. Además, los integrantes de Mamita Peyote recibieron la noticia, hace pocos días, que fueron nominados a los premios Carlos Gardel en la categoría “Mejor álbum reggae y música urbana, junto a las bandas Dread Mar I y Godwana”.

30D—¿Cómo nace Mamita Peyote?

EC—Mamita Peyote nació en 2011, hace relativamente poco. Cada uno de nosotros ya venía transitando por el camino de la música. Surge primero como un grupo de amigos tratando de hacer música, pero nunca lo tomamos como un hobby, sino con un objetivo bien marcado de que este proyecto musical se desarrolle y poder vivir de ésto.

30D—¿Siempre hicieron temas propios?

EC—Cuando nos reuníamos empezamos a armar desde cero temas propios. En los recitales sí tiramos alguna perlita, hacemos nuestra propia interpretación de algunos temas conocidos. Para mí fue un desafío grandísimo, porque yo venía de cantar covers y de tocar en eventos corporativos, por lo que no cantaba para nada en castellano y mucho menos había compuesto temas.

30D—¿De qué hablan esas letras?

EC—Del amor. Y del desamor. No todas son autorreferenciales, muchas son poesía. Hay algunas que son bastante esperanzadoras, con el mensaje de que hay que darle para adelante.

30D—¿Cómo te sentís haciendo las dos cosas, escribiendo y cantando en castellano?

EC—¡No puedo creer que pasé tanto tiempo sin hacerlo! (risas). Lo mismo me pasa ahora que estoy aprendiendo guitarra. Siento que me descubrí, siento que todo fluyó naturalmente, que enseguida pude descubrir mi estilo. Nunca quise parecerme a nadie. Esa es una característica muy importante de la banda: cada uno tiene su impronta, su estilo, su personalidad, aunque cada uno tiene su background. Algunos vienen del tango o el rock nacional, otros del reggae, del jazz…

30D—Y entonces a qué género musical pertenece Mamita Peyote?

EC—A ninguno. Hay una matriz definida que tiene que ver con el reggae-rock, pero partiendo de ahí cruzan el tango, la rumba o el swing.

30D—¿Tienen un público definido?

EC—Hay niños de cuatro años que nos regalan dibujitos y gente grande que sigue a la banda. Como el abanico es tan amplio en cuanto a lo musical, el público también lo es.

30D—¿Qué música escuchás?

EC—Todo. Ahora estoy escuchando Virus, por ejemplo. Siempre escuché mucho jazz y ahora estoy descubriendo muchas cosas del rock nacional. Pienso que no hay mala música o buena música. Sí puede haber mejor o peor ejecución de un instrumento, pero creo que la música es una cosa muy subjetiva, es transmisión pura.

30D—¿Y algo nuevo? 

EC— (Piensa) Lo de Illya Kuriaky, me gusta, es una propuesta novedosa. Volvieron con toda la furia y creo que hay para rato. Miranda me gusta, es algo que no había. Tan biónica mucho no me gusta, es más comercial.

30D—¿Y del plano internacional?

EC—Escucho muchas bandas europeas: Caravan Palace, Balkan Beat Box, Zaz. Massive Attack, U2, Metallica…

30D—¿Cómo ves la movida rockera en la ciudad?

EC—Desde la perspectiva artística se ve que hay un talento y un nivel impresionante en los músicos de Rosario. Y también en la cantidad: vas caminando por la calle y ves muchísima gente con su instrumento colgando del hombro. Ahora hay más conciencia de que la autogestión es fundamental para nuestra profesión, antes te quedabas esperando que te llamen de los bares para tocar.

30D—¿Hay lugares para tocar?

EC—Está muy difícil. Están clausurando muchos lugares y poniendo trabas para tocar. El Café de la Flor y Berlín son algunas de las pocas opciones que hay. Y entre los espacios más grandes estaba el Dixon, pero ya fue. Es raro, porque en contraposición hay miles de bandas, como te decía antes.

30D—¿Cómo llegan al concurso de Telefé?

EC—Llegamos buscando recursos para difundir y proyectar nuestro laburo. Es dificilísimo conseguir el dinero para pagar una publicidad en el prime time de un canal de aire que llega a todo el país. Nos enteramos porque nos avisó una fans y nos anotamos. Eso fue a mediados del año pasado, después nos olvidamos porque teníamos la cabeza puesta en la gira del verano por la Costa Atlántica; y un día antes de irnos recibimos el llamado de la producción de Telefé en donde nos comunicaron que habíamos sido una de las cuatro bandas ganadoras.

30D—¡Qué notición!

EC—¡Si! Se presentaron más de 800 bandas. El elenco eligió solo 25 y de esa preselección, el jurado que integraron Mex Urtizberea, Antonio Birabent y Sebastián Ortega eligieron a las cuatro ganadoras, dentro de las que estuvimos nosotros. Ese era el premio final. Luego, dentro de la ficción, se dio por ganadora a Alika, pero no tuvo otro premio, fue solo parte de la novela.

30D—¿Cómo lo vivieron?

EC—Fue una experiencia buenísima porque conseguimos muchos contactos y todos nos dijeron que les gustó la banda, les regalamos CD a todos. Luego de haber estado en la pantalla, más de 200 personas nos agregaron en las redes sociales. Tuvo un impacto importantísimo.

30D—¿Piensan aprovechar este impulso?

EC—Sí, claro. Estamos armando fechas en Buenos Aires para mayo y junio. Mex (Urtizberea) nos invitó para ir a su programa Pura Química, lo que nos va a servir mucho para promocionarnos. Vamos a presentar el disco allá para salir bien fuerte. Queremos aprovechar el impulso de haber estado en Viudas y también la repercusión que tuvimos en la gira.

30D—¿Tienen pensado instalarse en Buenos Aires?

EC—Yo amo Rosario y creo que a todos nos pasa lo mismo. Siempre digo que esta ciudad tiene la dosis justa de todo. Buenos Aires con sus distancias y su magnitud cosmopolita me abruma un poco. Siempre que podamos, nos vamos a quedar. Desde acá viajamos a todos lados. Ya estamos programando para tocar en Cuyo y en agosto ya tenemos una fecha en Tucumán.

30D—¿Fue difícil llegar a grabar el disco?

EC—Es dificilísimo porque es muy caro. Ganamos Igualdad Cultural, un concurso que nos premió con 40 mil pesos, y con eso pudimos grabarlo.

30D—Y la contracara es que hoy no es la forma en que se escucha música masivamente…

EC—Hay que darle vuelta a la cosa. Si bien hay gente que compra el disco, hoy la atención pasa por internet. Colgar el disco en Spotify es impresionante, podés llegar a un espectro mucho más amplio del que se llega con el CD sin tener una distribución masiva. Luchar contra la tecnología sería contraproducente, hay que abrazarla y usarla para beneficio propio.

30D—¿Y los recursos económicos cómo se generan entonces?

EC—Tocando. Por eso todo es tan lento. Si bien nos vienen pasando cosas muy rápido, es todo con mucho esfuerzo.

30D—¿Qué evaluación hacés de este rápido ascenso de Mamita Peyote?

EC—Es el trabajo y las ganas. No paramos, siempre vamos para adelante. No esperamos a que las cosas nos pasen, sino que tenemos como lema salir a buscar las oportunidades, los recursos, hacernos conocidos. Mucho de lo que nos sucede obedece a eso: a salir a buscar.

30D—¿Cómo ves el futuro de la banda?
EC—Viajando mucho. También me gustaría llenar estadios, pero no lo veo como un objetivo comercial, sino por la mística de la música en sí.