Crimen de Fernando Pastorizzo

Condenaron a perpetua a Nahir Galarza

Así lo resolvió el tribunal de Gualeguaychú.

Luego de un proceso judicial que duró tres semanas y 11 audiencias en los tribunales de Gualeguaychú en Entre Ríos, Nahir Galarza fue condenada a prisión perpetua por el crimen de su novio, Fernando Pastorizzo. Así lo resolvieron los jueces Mauricio Derudi, Arturo Exequiel Dumón y Alicia Vivian.

Los primeros en ingresar a la sala, minutos antes de las 11, fueron los integrantes de la familia Pastorizzo (su padre Gustavo y su madre Silvia Mantegazza). La Policía, en tanto, dispuso en la entrada trasera del tribunal un dispositivo de seguridad con vallas y efectivos para que ingrese Nahir, aunque su abogado, Horacio Dargainz, le aconsejó no participar de la lectura del veredicto por cuestiones de seguridad. Finalmente, ni ella ni sus padres acudieron.

Durante las tres semanas que duró el juicio oral, el tribunal oral local presidido por el juez Mauricio Derudi escuchó el pedido de prisión perpetua por el delito de homicidio agravado por el vínculo y el uso de arma de fuego tal como lo pidieron los fiscales del caso, Lisandro Beherán y Sergio Rondoni Caffa, o las querellas del caso con los abogados Rubén Virué y Juan Carlos Peragallo, que representan a los padres de Pastorizzo, que buscaron sumar las figuras de premeditación y alevosía.

Los letrados José Ostolaza y Horacio Dargainz, abogados defensores de Nahir, aseguraron en sus alegatos que los disparos fueron accidentales, que la joven era una víctima constante de violencia de género, de golpes y tormentos psicológicos a manos de Pastorizzo. “Nahir un día recibió más de 200 llamados por parte de Fernando, ustedes creen que era para decirle cosas lindas”, inquirieron desde la defensa de la joven.