Prometen para el 25 de este mes

Culminarías las obras de Cirvunvalación

El jefe local de Vialidad Nacional dijo que sólo faltan tareas menores. Y aclaró que los controles con radares pueden arrancar de inmediato.

De manera oficial, la Dirección Nacional de Vialidad confirmó que el lunes 25 de febrero estará culminado el ensanche y reforma integral de la Circunvalación de Rosario. Tras varias dilaciones, los 30 kilómetros de autopista urbana estarán listos, diez años después del arranque de los primeros trabajos. Así lo reveló el jefe del distrito Santa Fe de Vialidad, Lisandro Peresutti. El funcionario aclaró que los controles de velocidad que harán en conjunto provincia y municipio “ya se pueden empezar a efectuar y ni siquiera hay que esperar hasta el final de obra”.

La fiscalización de velocidad tendrá un máximo de 100 kilómetros por hora para autos particulares, 90 para colectivos y 80 para camiones. Las multas atadas al valor de la nafta irán de 12 a más de 40 mil pesos.

La avenida de Circunvalación está atravesada por su alta transitabilidad, congestiones de tránsito, elevados niveles de siniestralidad y víctimas fatales. Por día circulan unos 60 mil vehículos.

La reforma arrancó en febrero de 2009, durante el primer gobierno de Cristina Kirchner. A la ruta nacional se la convirtió en autopista urbana con colectoras, se le sumó un tercer carril en un tramo de 19 kilómetros y un cuarto sendero entre la ruta 33 y la ruta 34.

A fines de 2018 se había anunciado que la obra iba a estar finalizada el 24 de diciembre. Pero faltó una serie de intervenciones menores que extendieron esos plazos.

Ayer, desde la organización no gubernamental Compromiso Vial, Pia Lesgart anunció por La Ocho que autoridades nacionales le habían asegurado que la obra iba a estar lista la última semana del mes en curso.

En diálogo con LaCapital, el jefe del Distrito Santa Fe de Vialidad confirmó que “el 25 de febrero estará lista la reforma de avenida Circunvalación de Rosario”.

“Técnicamente —continuó el funcionario—ese día se hará una recepción parcial provisoria de la obra. En adelante se harán tareas de mantenimiento que estaban establecidas por contrato”.

Según Peresutti, en las próximas dos semanas “la contratista terminará con una serie de tareas menores de señalización y de asuntos vinculados a la seguridad vial”.

Según el funcionario nacional, “los controles de velocidad ya se pueden empezar a realizar. Se lo hemos transmitido a las autoridades de la Agencia Provincial de Seguridad Vial y al municipio de Rosario”.

Desde el gobierno santafesino, el director del Observatorio Vial, Ariel Minuet, puso algunos reparos a ese planteo. “Creemos que hace falta que exista el final de obra para que no haya impugnaciones legales a las actas que se vayan labrando”, advirtió.

Peresutti aseguró que hizo averiguaciones con las áreas jurídicas de Vialidad y le confirmaron que no hay inconvenientes en empezar de inmediato con las fiscalizaciones móviles. “Ya se firmó un convenio entre la Agencia de Seguridad Vial nacional y la provincial para hacer esos controles con radares móviles, para hacerlo con fijos haría falta sólo un acta adicional”, a agregó.

Las sanciones para quienes violen la velocidad máxima permitida serán fortísimas. De acuerdo al Código de Faltas provincial, que regulará estas conductas, las sanciones van de 300 a 1.000 unidades fijas (UF).

Cada UF representa el valor de un litro de nafta especial de la petrolera con menor precio del mercado, que hoy en Rosario se ubica ligeramente por encima de $40.

De allí que las multas irán de 12.000 hasta los $40.000 de acuerdo a la reincidencia, la gravedad y los antecedentes del conductor. Esta falta contempla el pago voluntario con quita de hasta un 50 por ciento.

En principio habrá entre uno y tres radares móviles. Luego el municipio colocará 10 radares fijos en cinco puntos estratégicos de la avenida. Los lugares donde se emplazarán las cámaras serán a la altura de las avenidas San Martín, Del Rosario, Uriburu, Pellegrini y de la autopista a Santa Fe.

La provincia sugirió al municipio realizar controles complementarios. Respecto al tránsito pesado, en el segmento de cuatro carriles, se instó a un “control bidireccional de invasión de carril sobre el carril rápido, con un sistema automático de cuenta ejes”.