Uriburu al 2800

Dos policías detenidos por robar 62 mil pesos

Fueron imputados por "robo simple agravado por su calidad de funcionarios públicos e incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, ambos en concurso real y en calidad de autores".

Dos policías fueron imputados por “robo simple agravado por su calidad de funcionarios públicos e incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, ambos en concurso real y en calidad de autores”, luego de sustraer de un negocio 62 mil pesos.

El hecho ocurrió el domingo 23 de diciembre cuando dos agentes de la policía provincial que patrullaban la zona sudoeste fueron convocados a un negocio de Uriburu al 2800 por un llamado al sistema de emergencias 911 a causa de un robo. Al llegar a destino inspeccionaron el lugar, una fábrica de sandwiches, e ingresaron a la oficinas de Recursos Humanos. Allí forzaron un armario y tomaron 62 mil pesos para luego irse.

La acción fue captada con nitidez por una cámara de vigilancia y una vez hecha la denuncia por los dueños del negocio, la fiscalía de Violencia Institucional dispuso la detención de los agente Evelyn M y José L. a los que se le secuestró gran parte del dinero sustraído.

El viernes 28 de diciembre se llevó adelante la audiencia imputativa a José Luis L., 25 años, y Evelin Elisabet M. 27 años, en los que se les imputó “robo simple agravado por su calidad de funcionarios públicos e incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, ambos en concurso real y en calidad de autores”. En la audiencia trascendió que alrededor de 30 mil pesos del total del dinero fueron hallados en la guantera del auto particular del agente L.

La Jueza Eleonora Verón aceptó la calificación legal presentada por Fiscalía y dictó la prisión preventiva efectiva para José Luis L. por el plazo de 60 días. En tanto, en el caso de la agente, aceptó el pedido de la defensa a cargo de la abogada particular Sara Marcos y determinó la libertad de Evelin M. aceptando “reglas de conducta; constitución de domicilio, una caución de 30 mil pesos y prohibición de acercamiento al lugar del hecho, a los empleados, y denunciantes”.

La diferencia de carátula, según indicaron desde la defensa, es que a la agente no se le pudo comprobar su presencia en el ambiente del robo y que además tiene un hijo de cinco años y un bebé lactante, por lo que se contempló la situación de no desguarnecimiento del niño.