Teatro

El amor es lo que buscan todos: Trauma,  una polimorfa manera de amar

La superación del género, el rol, el deber ser y hacer son el eje de esta propuesta artística que se presenta todos los sábados de junio a las 21:30 en el Teatro de la Manzana, San Juan 1950.

Sara y el Dan se conocen, se gustan. En adelante, todo lo que se tiene que hacer en esta vida: Casarse, tener hijos, progresar. Una madre, la suegra, que comprende demasiado, acepta aquello que otros aborrecen y disiente en la elección encubierta de su hijo. Una hija, la nieta, que quiere algo más, que busca y encuentra. Algunos aman, otros duelen.

La obra es minimalista, juega con vestuarios simples, de colores opuestos a los caracteres de los personajes y con un espacio reducido. La acción se desarrolla en un pequeño escenario que sólo aloja un silloncito encerrado por los mismos espectadores. Los espectadores rodean la escena, casi de manera circular, como algo que contiene y agobia a estos personajes, que van  y vienen en el tiempo.

La línea estética juega con las oposiciones, reflejando la contradicción de estos personajes. Un vestido rojo enérgico para el personaje más reprimido, un vestido celeste con tacones, más virginal, para quien se anima a todo. Tonos plateados brillantes, mezclados con un negro opaco para esa madre-suegra, que mete sus narices donde no debe. Un vestido rosa, para la nena, que mide un metro ochenta pero tiene 14 años. Y ellos, tonos negros y marrones, que sostienen su indecisión, su falta de identidad.

La femineidad aparece, con tacones rojos, encaje negro y peluca. La masculinidad y el embarazo van a tono. El maquillaje juega con los contrastes de luces y sombras, que representan esa contradicción de género, el ser o padecer. Héctor Gabriel realizó el diseño de los peinados de la obra. Basándose en la esencia de cada personaje, dio una continuación de su psiquis en sus cabellos. Con líneas clásicas, retro, pulidos extreme y bases internas con volúmenes batidos. Técnica con líneas de vanguardia, Peinados Prestige y estilo future.

El trabajo dramatúrgico comenzó con textos a modo borrador que escribió Mariana Valci y que se abordaron desde distintos entrenamientos. “El punto de inicio estaba claro, ahondar sobre la superación de géneros, imposición roles, deber ser y hacer. Partiendo de la base que el género es cultural, la máscara que cada uno se calza (y a cada uno le calzan) en la sociedad. Y es lineal. El hombre es macho y se espera de él virilidad, fuerza, valentía y contención. La mujer es delicada, afectiva, emocional y ordenada. Y los demás, simplemente no son. Como un traje a medida, nos calzan al nacer una identidad definida por el sexo”, cuenta su directora y dramaturga, Mariana Valci.

¿Hay un trabajo sobre el género en esta propuesta, donde se ponen en jaque valores patriarcales?

A pesar de que la lucha por la igualdad aparezca en todos los medios de comunicación y pensemos que la sociedad ha avanzado bastante en estas cuestiones, nuestro discurso, el más cotidiano, sigue siendo patriarcal, homofóbico y clasista.  De allí, que la obra indague un orden social establecido, que le da poder y privilegios al que no se sale de la norma. Sin embargo, se ve siempre lo latente a punto de estallar.

¿Qué papel juega el humor en tus puestas en escena?

Es fundamental y por ende la crítica se hace desde la risa. El objetivo es reírse de algo que es verdaderamente cruel y desde allí, por medio de una acción, la risa que invade un cuerpo, el espectador puede hacer un pensamiento crítico activo. Provocar esa contradicción, sentimiento de culpa, de gozar de aquello que veo y luego de unos instantes repensar esa situación y criticarla. Ese choque emocional es lo que se busca en ambas obras. Generar empatía con el personaje más desalmado, porque en la vida misma, aquel que nos cae simpático puede llegar a ser un monstruo.

La directora

Es la sexta obra escrita y dirigida por Mariana Valci. En el 2014, estrenó Call Center. Mujeres fuera de servicio, en el 2016 Cambalache. Una comedia Lunfarda. En el 2017 las obras Cría Cuervos. Caigan en sus propios lazos y Pútrida. En 2018 Trauma. Una polimorfa manera de amar y Plastic. La rebelión en la lona.

Actúan: Carolina Bedetti, Fabián de Marco, Gabriel Sánchez, María Bardach, Juanjo Druetta, Sofía Carozzi y Eugenia Raffo

Asistencia de Dirección: Lucía Morabito

Dirección: Mariana Valci

Fotografía: Marina Schegtel Romanos