Estudio de la consultora Taquion

El Papa, Messi y Mirtha Legrand; los más creíbles para los argentinos

Bajo nivel de credibilidad entre los políticos.

En un relevamiento de más de dos mil casos a cuestionario cerrado que realizó la consultora Taquión, la medición en general evidencia una bajo nivel de credibilidad y confianza entre los consultados aunque al momento de pensar en figuras públicas; el Papa Francisco evidencia un alto nivel de credibilidad (52,7% de los consultados manifiesta creerle), asimismo el 52,6% dice creerle a Leo Messi. Por su parte, Marcelo Tinelli obtiene una nivel de credibilidad muy bajo, solo 23,5% sostiene creerle cuando habla y Mirtha Legrand obtiene un nivel de credibilidad de 35,3%.

En ese sentido, casi 7 de diez argentinos manifiesta ser desconfiado cuando recién conoce a una persona, asimismo el 62,7% considera que el argentino es desconfiado. Con respecto a la Argentina, un 70% sostiene que en general el país no es confiable. En la misma línea, el  66,7% está de acuerdo con que es mejor confiar en los animales que en las personas.

Entre los políticos argentinos evaluados, si bien el nivel de credibilidad es bajo, María Eugenia Vidal consigue un nivel de credibilidad de 39,4%, en segundo lugar Elisa Carrió obtiene una credibilidad del 38,2%, Mauricio Macri tiene un nivel de credibilidad de 34,4% y por último Cristina Fernández de Kirchner obtiene una credibilidad del 33,1% de los consultados.

En la misma línea de los expuesto, en diferentes situaciones de la vida cotidiana se evidencia una inclinación a baja credibilidad. El 55,7% no le cree a los empresarios cuando sostienen que deben despedir empleados para no cerrar la empresa, el 58,1% no le cree al Gobierno cuando dice que trabaja para mejorar el futuro y un 66% no le cree a la oposición
cuando dice que solo le preocupa el futuro de todos los argentinos.

Mejora un poco la credibilidad en la situación en que los comerciantes sostienen que aumentan sus productos porque a ellos les aumentan (44,3% sostiene creerles).

Por último, ante un hecho en que interviene la policía su credibilidad es muy baja, solo el 22,1% sostiene creer a los policías frente a un 48,4% que le creen a los testigos.