Irma azota a Florida, pero no golpeó de manera directa a Miami

42

El potente huracán Irma irrumpió ayer con fuerza en la península de Florida, con vientos de hasta 210 kilómetros en la que podría ser una embestida continua en casi todo el Estado, sumergiendo calles, dejando a millones sin electricidad y derribando enormes grúas sobre el horizonte de Miami. De todas formas, sólo se registraban tres muertos hata anoche, tal vez gracias a la masiva evacuación previa, que alcanzó a más de seis millones de residentes. El huracán además perdió fuerza, cayendo durante el domingo de categoría 4 a 3 y luego a 2. Hoy se temía que llegara a tierra en el extremo noroeste de la península de Florida, tal vez con categoría 3 (ver mapa).

La tormenta de 640 kilómetros de diámetro tocó tierra por la mañana en lo Cayos de Florida, que estaban mayormente despejados, para luego iniciar una lenta marcha por la costa oeste del Estado. De acuerdo con los pronósticos, podría golpear la muy poblada zona de Tampa-St. Petersburg hoy temprano, para luego seguir subiendo por la línea costera que da al Golfo de México y llegar a la zona de Tallahasee.

“Oren, oren por todos en Florida”, pidió el gobernador Rick Scott en el programa “Fox News Sunday” mientras cerca de 116.000 personas en todo el Estado aguardaban la tormenta en los albergues. Pero la impresión en Miami y otras ciudades anoche era que lo peor ya había pasado y que no había sido tan grave como se anticipó desde el propio gobierno del Estado en días previos, cuando se llamaba a la evacuación en términos casi apocalípticos.

Irma azotó como un huracán categoría 4 en la escala de 5, pero para la noche se había debilitado a categoría 2 con vientos de 177 km/h, que sacudió las palmeras de Florida con borrascas. Una marejada de más de tres metros fue registrada en los Cayos, y los meteorólogos advirtieron que algunos lugares en territorio continental podrían recibir hasta 4,5 metros de agua.

El ojo de la monstruosa tormenta, con vientos máximos sostenidos de 175 km/h, estaba a 10 km al norte de la ciudad de Naples, en el oeste del Estado, según el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC). Se dirigía al norte a gran velocidad (22km/h).

Tal como fue pronosticado, Irma impactó por la mañana en los Cayos (sur) como huracán de categoría 4, en una escala de 5. Por la tarde volvió a tocar tierra en Marco Island como categoría 2. A pesar de haberse degradado, las autoridades advirtieron que los vientos siguen siendo “peligrosos”.

Unos 6,3 millones de personas recibieron la orden de evacuar sus viviendas en todo el estado. Cerca de dos millones de abonados estaban sin electricidad el domingo, según la compañía Florida Power and Light.

“Los barcos están literalmente rotos, las palmeras en el suelo, las líneas eléctricas están cayendo”, contó por teléfono a la CNN la socorrista Maggie Howes. “Es absolutamente imposible estar afuera en este momento. Nadie puede soportar los vientos que veo por la ventana”.Una policía y un oficial penitenciario murieron cuando su vehículo chocó en las inmediaciones de Sarasota (oeste). Otro hombre se empotró el sábado contra un árbol en Key West, en los Cayos. Además de estas tres muertes, otras 27 personas fallecieron por Irma a su paso por el Caribe..

Muchas calles quedaron inundadas en el centro de Miami y en otras ciudades, donde la marejada desbordó la costanera e ingresó con fuerza al centro. Una mujer de Miami fue asistida por teléfono en un parto cuando las autoridades no pudieron llegar al lugar donde estaba a causa de los fuertes vientos y las inundaciones. Los bomberos la trasladaron tiempo después a un hospital.

Un tornado generado por Irma destruyó seis casas rodantes en Palm Bay, a cientos de millas de distancia a lo largo la costa estatal en el Atlántico. Una inundación fue reportada en la carretera Interestatal 4, que cruza la zona central de Florida. En el centro de Miami, dos grúas para construcción cayeron por el viento. No hubo lesionados. Se impusieron toques de queda en Miami, Tampa, Fort Lauderdale y otras zonas, y fueron reportadas varias detenciones de personas, así como saqueos de comercios.