“La reforma debe aprobarse a lo largo de mayo próximo”, avisó Lifschitz

Los tiempos del oficialismo y la oposición son distintos.

“Es unánime el consenso en torno a la reforma. Para poder cumplir todo el proceso dentro de 2018, la iniciativa debe aprobarse a lo largo de mayo”. Con esa premisa, el gobernador Miguel Lifschitz les presentó ayer a los partidos con representación parlamentaria el proyecto de necesidad de modificación de la Constitución santafesina, que tiene previsto elevar la semana próxima a la Cámara de Diputados provincial. Sin embargo, no todas las fuerzas políticas coincidieron con los tiempos pautados por el jefe de la Casa Gris ya que, antes de abrir la instancia de discusión en las bancas, someterán a debate interno los alcances de la iniciativa oficial.

En la sede de Gobernación y frente a los jefes partidarios Ricardo Olivera (PJ), Julián Galdeano (UCR), Federico Angelini (PRO), Enrique Estévez (PS), Gabriel Real (PDP), Ariel Bermúdez (ARI-CC), Gustavo Gamboa (SI), Verónica Benas (Pares), Cesira Arcando (FE), Alejandra Vucasovich (Partido Federal), Carlos del Frade (FSyP), Demetrio Alvarez (Tercera Posición), Héctor Cavallero (PPS) y Mercedes Meier (PCR), Lifschitz puso sobre la mesa el proyecto que, entre otros puntos, contempla la limitación de mandatos para todos los cargos electivos. Y hoy hará lo propio en la capital provincial con intendentes y presidentes comunales.

Los partidos de la oposición, que tienen los votos necesarios para aprobar en la Legislatura la propuesta, habían reclamado mayores precisiones sobre los contenidos a discutir. La iniciativa fue elaborada por la administración socialista después de un año y medio de consultas, en el marco del programa denominado Bases para la Reforma.