Tráfico de drogas

Los Monos planeaban matar a Paz

Un informe de inteligencia de la Policía Federal basado en escuchas telefónicas reveló que el empresario rosarino, detenido hace casi un mes y procesado como jefe de una asociación ilícita dedicada a la comercialización de droga y el lavado de dinero, iba a ser blanco de un atentado contra su vida dentro del pabellón que habitaba en la cárcel de Coronda.

Un informe de inteligencia de la Policía Federal basado en escuchas telefónicas reveló que el empresario rosarino Luis Paz, detenido hace casi un mes y procesado como jefe de una asociación ilícita dedicada a la comercialización de droga y el lavado de dinero, iba a ser blanco de un atentado contra su vida dentro del pabellón que habitaba en la cárcel de Coronda.

Allí un sicario, interno del mismo penal, iba a utilizar una granada y recibiría una recompensa de un millón de pesos y una casa.

Detrás de la planificación del ataque aparece citado un tal “Anteojito”, que según los investigadores no es otro que Ariel Guille Cantero, uno de los cabecillas de Los Monos. Tras esa advertencia el Servicio Penitenciario provincial activó un urgente protocolo para trasladar al detenido de alto perfil al complejo penitenciario federal de Marcos Paz, en la provincia de Buenos Aires.

El 19 de diciembre la delegación Rosario Antidrogas de la Policía Federal envió una nota con carácter de urgente a la fiscal federal Nº 2 Adriana Saccone, en la cual se volcó un detallado informe de inteligencia basado en escuchas de dos números telefónicos con prefijos de Rosario.

Uno de los usuarios era Jonatan B., preso en una cárcel de Resistencia (Chaco), y el otro era un reo identificado como “Chino”, y alojado en la cárcel santafesina de Coronda. De las transcripciones de las conversaciones entre esas dos personas quedó en evidencia un concreto plan criminal para matar a Paz, cuya vida fue tasada en un millón de pesos y una casa, recompensa que recibiría el autor del atentado por tirar una granada en su celda.

El informe de la división Antidrogas de la PFA consta de casi cinco carillas con las transcripciones de las desgrabaciones de las conversaciones.  En el escrito se advierte sobre el plan criminal, se refiere la posible instigación de Guille Cantero y también que los sicarios se iban a tomar su tiempo para concretarlo.

El mismo día la fiscal informó al juez federal de Santa Fe Francisco Miño, a cargo de la causa Nº 48363/17 en el marco de la cual Paz fue detenido y procesado. Y le sugirió adoptar medidas para garantizar la integridad de Paz.

El 21 de diciembre el Servicio Penitenciario de Santa Fe trasladó al imputado al complejo federal Nº 2 ubicado en Marcos Paz, en la provincia de Buenos Aires.