Guerra comercial

Negociaciones entre China y Estados Unidos

Las dos economías más grandes del mundo expresaron su optimismo para llegar a un acuerdo antes de marzo, pero ninguna dio indicios que su posición haya cambiado.

China y Estados Unidos comenzaron ayer en Pekín nuevas negociaciones para poner fin a su guerra comercial, con una fecha límite en marzo para lograr resultados. Las dos economías más grandes del mundo expresaron su optimismo, pero ninguna dio indicios que su posición haya cambiado.

El enfriamiento del crecimiento económico en ambos países y en el resto del planeta está aumentando la presión para alcanzar un acuerdo. Al comenzar las conversaciones en el Ministerio de Comercio chino en Pekín, China se quejó por el avistamiento de un buque de guerra estadounidense en lo que dice son aguas chinas, pero no quedó claro si eso podría trastornar las negociaciones comerciales. Ambas partes han proporcionado escasa información sobre sus conversaciones.

Las negociaciones siguieron adelante pese a la tensión por la detención de una ejecutiva y heredera del gigante tecnológico chino Huawei en Canadá por cargos estadounidenses relacionados con violaciones de las sanciones comerciales a Irán.

La delegación de Washington en Pekín está encabezada por Jeffrey D. Gerrish, adjunto del representante comercial de Estados Unidos. El grupo negociador norteamericano incluye también a funcionarios de Agricultura, Energía, Comercio, Tesoro y la secretaría de Estado. Ayer sólo se los vio al salir e ingresar a su hotel y al ministerio chino. Ninguno hizo declaraciones, ni siquiera de tipo protocolar.

El presidente Donald Trump impuso aumentos de aranceles de hasta el 25 por ciento sobre importaciones chinas por valor de 250.000 millones de dólares el año pasado. Washington también acusa desde hace años a Pekín de que roba o presiona a las compañías estadounidenses presentes en su pais para que le revelen su tecnología.

El presidente chino, Xi Jinping, respondió con medidas punitivas por valor de 110.000 millones sobre bienes estadounidenses, ralentizó los permisos de aduanas para sus empresas y suspendió la emisión de licencias en finanzas y otros negocios. El déficit comercial de EEUU con China superó en 2017 los 375 mil millones de dólares, y Trump ha prometido lograr una balanza comercial bilateral más equilibrada.